PERROS PPP. PERROS DESTINADOS A LO INVISIBLE

 Esta semana con los posibles sacrificios, que se anuncian en la perrera de Son Reus. Los que han sido señalados para ello, son ampliamente perros PPP (perros potencialmente peligrosos). Todos ellos con historias de abandonos y muchos días de encierro. Sin apenas salidas para ellos, y que su único destino, posiblemente sea el sacrificio. Puede que algunos tengan la suerte de que puedan salir del corredor de la muerte, otros en cambio su destino está escrito.

Hoy he querido trasladar una historia de un PPP, a todos vosotros. Seguramente, si pudieran leerla, muchos de ellos se sentirían identificados.

Esta perra nació a finales del año 2012, durante los dos primeros años conoció un hogar. El dueño decide cambiarse de casa y se da cuenta que no puede tenerla más. La solución pasa por regalarla al primero que pasa. Solo a los dos días, el nuevo propietario se deshace de ella. Y aparece en una rotonda de Son Ferriol. Una animalista se apiada de ella e indagando la historia se hace cargo de ella. Pero es un animal que ha empezado a tener traumas, no se ha educado. Y se decide dejarla en un refugio, donde allí, no habrá problemas del tiempo en contra. Los meses y años han transcurrido y Kira sigue entre rejas.

Kira esta en una guardería y su principal cuidadora Manuela, es la que nos cuenta su historia, mientras vamos paseando.

Lo primero que puedo percibir, es el cariño que tiene Kira hacia ella. Desde lejos ha oído el motor de su coche y ya empieza a saltar pidiendo su reclamo. Antes de salir de su jaula, ella se sienta para que su cuidadora le ponga la correa. Están feliz ambas, las miradas de ambas se cruzan y Manuela sonríe.

¿Cómo conociste a Kira?

De una manera casual, fui hacerme voluntaria y el primer animal que vi fue a ella. No fue un amor a primera vista. Es más me daba respeto e incluso miedo. No sabía apenas nada de esta raza. Pero su mirada era triste apagada.

-Viéndolas a las dos en estos momentos no hay rastro ni de miedo, es más están muy unidas-

Va pasando el tiempo y conoces su historia. ¿Qué es lo que te pasa por tu mente?

Piensas en qué tipo de personas pueden tener a un animal en esas condiciones y llevarlo a romper su espíritu hasta el punto de no ser el mismo, sin poder comportarse como un perro normal. La sensación de rabia e impotencia te consume. No puedes dar crédito de que la gente utilice a los animales como moneda de cambio.

-Seguimos andando, mientras Kira va detrás de unas matas, no se pierden de vista mucho. Pronto aparece con un palo en la boca. Manuela interrumpe la conversación para jugar un rato con ella. –

¿Crees que Kira perdió su identidad como Perro?

Si- su rotundidad no deja dudas- tanto como animal, como ser vivo. Creo que si se le hubiera dado una elección ella hubiera elegido no vivir.

-Sus ojos se empañan al recordar el pasado, y mi cabeza piensa si todos los PPP, tendrán el mismo sentimiento de abandono, de pérdida de identidad y de dejarse morir-

Ella está catalogada como PPP. ¿Qué otras siglas pondrías en ella?

Potencialmente inteligente, cariñosa y sensible.

En este instante se acercado Kira y pide su dosis de caricia a lo que gustosamente cede Manuela-

Ella ha sufrido un cambio a positivo. ¿Qué es lo que le ha producido ese cambio?

Pasó de estar meses encerrada en una jaula pasando desapercibida para todo el mundo. A recibir dosis de cariño y adiestramiento por parte de un entrenador, encargándose de reconducirse en su conducta. Joachim Sommer, fue el encargado de ayudarla y de darnos pautas a Angélica y a mi para poder sacarla y saber cómo actuar con ella. Recuerdo que muchas veces ella se quedaba sin poder salir a pasear, simplemente por se ppp. Y eso me llevó de armarme de valor y empezar a conocerla. Quitarme esos miedos y sobre todo los estereotipos de estos perros. Gracias a esto Kira salía a pasear tres o cuatro veces por semana. Y el estrés empezó a bajar considerablemente. Lo que le fallaba a ella, era interactuar con personas. Simplemente con esa decisión de entrar en la jaula. Su comportamiento fue cambiando paulatinamente. Lo que le pasó a ella, posiblemente les ocurra a los otros ppp que están entre rejas. La única diferencia es que Kira tuvo una oportunidad, puede que otros no lo tengan. Por miedo, por estereotipos, por falta de educación y sobre todo por la irresponsabilidad de la gente.

¿Por qué crees que Kira y otros como ella tienen esa tasa de abandonos tan alta?

Simplemente la gente no entiende que un animal necesita unas pautas, unas necesidades que hay que cubrir. No hay un perro peligroso, es como tu lo eduques. Cualquier perro puede ser peligroso un, chigua gua es pequeño, pero puede ser peligroso. Evidentemente no hará el mismo daño que uno más grande. El peligro viene del humano. Cuando se pone de moda una raza, ves por la calle a muchos. Sabes que pasado un tiempo casi el 90% terminará en perreras. La gente no es consciente de que son seres vivos, y que tendrás que darle una educación. Cuando esa pauta no es enseñada, el perro ya no carece de esa atención primaria. Y pasa a ser una molestia. Algo que desechar, bien en una perrera, carretera o simplemente le pegó un tiro.

Ella no ha conseguido un hogar. ¿Crees que la sociedad ha fracasado con ella por esto?

En absoluto. Partiendo de la base que ella no es un fracaso. Posiblemente hablemos de fracaso en su pasado, ahora ella esta con unas pautas, puede llegar a ser adoptada. Ha habido mucha gente implicada en su caso, ayudándola a difundir, conociendo su historia. Que creo que su historia es la misma de muchos de los que están entre rejas.

¿Cuál sería su adoptante perfecto?

Uno que tuviera paciencia y amor. Y sobre todo que conociera estas razas. Además, por su pasado, por su nivel de estrés llegó a atacar a otros animales. Y aunque puede que no se llegue a repetir, es mejor que esté ella sola. De hecho se ha probado y no ha pasado nada, pero no es lo mismo hacer esas pruebas con gente profesional y que sabe cómo actuar que uno mismo en su casa. Eso sí con gatos es imposible, no son sus amigos. En definitiva, una persona especial como lo es ella.

Cuéntame que sentiste la primera vez que ella mostró su cariño por ti.

Su cariño lo ha ido demostrando de forma paulatina. Con los paseos mismos, ella se separaba de mi y si yo me daba media vuelta o simplemente giraba en dirección contraria, ella corría hacia mí y se ponía a mi lado, mirándome. Ese vínculo, puedes llamarlo cariño se ha hecho poco a poco. Es cierto que una vez me impresionó para bien, ya que ella nunca ha dado un lametón a nadie. Y sin venir a cuento ella me dio un lametón en la mano. Ese día los sentimientos se desbordaron y llore por la emoción

-Ese vinculo que ella habla, lo puedo ver perfectamente, es como una sincronización de dos cuerpos, dos mentes en uno solo. Kira adora a su cuidadora, adora el tiempo que esta con ella. Jugando, enseñándole cosas nuevas o simplemente rascándole la barriga. Es cierto que no es un perro faldero, que te llena de lametazos al verte. Pero cada persona tiene su carácter y los animales también, puede que cuando el ser humano entienda ese pequeño punto, las perreras dejen de ser el desecho de los humanos para dejar sus mascotas. –

Kira y Manuela son importantes para ambas, puede que ellas no sepan o no se cuantifique lo importantes que son para ambas. Manuela a llorado por ella, a reído. Como muchos de los voluntarios que están luchando por sacar a estos perros fruto del abandono, en las perreras. Dedicando su tiempo a educarlos, a que vuelvan a confiar con los humanos. Ríen con ellos, se dan esperanzas cuando hay un progreso. Gritan de alegría cuando consiguen que alguien los adopte. Lloran cuando al final alguien los sentencia a muerte, solo por tener unas siglas. El caso de Kira, puedes ser un Kenai, Byron, Blanco, Akira… o simplemente un número de referencia, porque nadie les ha puesto nombre. Hay algunos que son tan invisibles que están en jaulas ocultas. Y nadie sabe de ellos. Nadie pregunta por ellos. Aunque los voluntarios puedan intentar entrar o conocer sus casos, depende del día en que se encuentre la persona responsable, te va a facilitar el que los conozcas o simplemente pase de ti.

Me voy con un sentimiento entre alegría y frustración. A Kira la conocen, ha tenido difusión y el tiempo para ella no corre en su contra. Algún día encontrara un hogar. Otros puede que no lo consigan.

Siempre que hago una pequeña entrevista, aunque conozca a esas personas mas o menos. Hay algo que descubro.

Descubrí en Manuela una mujer fuerte, pero con un cariño inmenso hacia Kira, un vinculo invisible pero fuerte como un roble. Viéndolas correr por el campo, oír sus risas mezcladas con el viento. Ver que Kira la persigue, se acerca a ella, se tumba en su regazo y su cuidadora se funde en un abrazo con ella. No hay miedo en sus miradas, ni en sus reacciones. Solo un inmenso amor que las cubre como los rayos del sol de esta mañana. Si, Kira es feliz. En ella no hay traumas del pasado. Ante ella tiene un futuro limpio, sin ataduras. Gracias a aquellos que le dieron una oportunidad.

Desde aquí quiero dar las gracias no solo a Manuela por los momentos que me ha dado, sino por todos aquellos que se dedican a luchar por los derechos de los animales, a voluntarios por no dejar que los animales sean invisibles a los ojos humanos, por las asociaciones que luchan contra reloj para darles un hogar a los animales, a los que difunden y nos hacen llegar los gritos de ayuda, y sobre todo a los que ADOPTAN.