AÚN QUEDA UNA ESPERANZA

Nunca el olvido costó tanto, porque tu olvido es mi condena

Aún queda una pequeña esperanza a través de tu mirada, a través de tu pensamiento, a través de tu movimiento.

Aún queda una esperanza en una lágrima, en un suspiro, en una palabra.

Aún queda la esperanza de que el sol salga sin ser el último amanecer que mis ojos vean, aún queda la esperanza de que tus ojos vean a través de los gruesos barrotes que separan mi libertad. Aun queda esperanza de que, siendo solo un número, alguien me ponga un nombre.

Aún queda la esperanza de que el sol salga sin ser el último amanecer que mis ojos vean

Y el pasar del tiempo las salidas de mi cárcel sea más prolongadas, donde aprenda lo que es la libertad, amar y respetar.

Aun queda la esperanza de que los humanos se respeten y nos lleguen a respetar a nosotros mismos. Donde los derechos y las responsabilidades vayan ligados de la mano, sin mirar la especie a quien va destinado.

Aún queda la esperanza de que la gente no abandone a sus mayores, de que se les rechace o se les obligue a olvidar, porque si ellos cumplen a nosotros no nos olvidaran, no nos abandonaran, no nos sacrificaran, ni seremos moneda de cambio en edad.

 Que la comprensión nazca en uno mismo y el dolor abandone el alma.

Y el dolor abandone el alma

Aun me queda la esperanza de aquellos que con sus palabras y lágrimas esperan que las cosas cambien, a que el mundo sea un lugar mejor donde varias especies convivan sin ser el arma exterminadora de otras. Donde la superioridad no sea una amenaza para otras, Donde el respeto nace sin imposición ni obligación, donde la lucha no significa levantar la mano, ni matar a otra. Donde la cultura no viene dada por la tortura, donde la enfermedad no sea el resultado de un abandono. Donde el abandono no se espere a que salga en un boletín, para poder yo salir. Que la espera valga la pena, pero no una condena. Que la gente empiece a cumplir sus promesas sean estas en periodo electoral o no. Que aquellos que tiene ese poder vayan cambiando las cosas.

Seguiré esperando en mi cárcel, en la cual tu me abandonaste. A que otros vean y tengan lo que tu jamas supiste darme

Mientras tanto con la esperanza en mi hocico, seguiré esperando en mi cárcel, que mi destino no sea el sacrificio y el olvido.

PERROS PPP. PERROS DESTINADOS A LO INVISIBLE

 Esta semana con los posibles sacrificios, que se anuncian en la perrera de Son Reus. Los que han sido señalados para ello, son ampliamente perros PPP (perros potencialmente peligrosos). Todos ellos con historias de abandonos y muchos días de encierro. Sin apenas salidas para ellos, y que su único destino, posiblemente sea el sacrificio. Puede que algunos tengan la suerte de que puedan salir del corredor de la muerte, otros en cambio su destino está escrito.

Hoy he querido trasladar una historia de un PPP, a todos vosotros. Seguramente, si pudieran leerla, muchos de ellos se sentirían identificados.

Esta perra nació a finales del año 2012, durante los dos primeros años conoció un hogar. El dueño decide cambiarse de casa y se da cuenta que no puede tenerla más. La solución pasa por regalarla al primero que pasa. Solo a los dos días, el nuevo propietario se deshace de ella. Y aparece en una rotonda de Son Ferriol. Una animalista se apiada de ella e indagando la historia se hace cargo de ella. Pero es un animal que ha empezado a tener traumas, no se ha educado. Y se decide dejarla en un refugio, donde allí, no habrá problemas del tiempo en contra. Los meses y años han transcurrido y Kira sigue entre rejas.

Kira esta en una guardería y su principal cuidadora Manuela, es la que nos cuenta su historia, mientras vamos paseando.

Lo primero que puedo percibir, es el cariño que tiene Kira hacia ella. Desde lejos ha oído el motor de su coche y ya empieza a saltar pidiendo su reclamo. Antes de salir de su jaula, ella se sienta para que su cuidadora le ponga la correa. Están feliz ambas, las miradas de ambas se cruzan y Manuela sonríe.

¿Cómo conociste a Kira?

De una manera casual, fui hacerme voluntaria y el primer animal que vi fue a ella. No fue un amor a primera vista. Es más me daba respeto e incluso miedo. No sabía apenas nada de esta raza. Pero su mirada era triste apagada.

-Viéndolas a las dos en estos momentos no hay rastro ni de miedo, es más están muy unidas-

Va pasando el tiempo y conoces su historia. ¿Qué es lo que te pasa por tu mente?

Piensas en qué tipo de personas pueden tener a un animal en esas condiciones y llevarlo a romper su espíritu hasta el punto de no ser el mismo, sin poder comportarse como un perro normal. La sensación de rabia e impotencia te consume. No puedes dar crédito de que la gente utilice a los animales como moneda de cambio.

-Seguimos andando, mientras Kira va detrás de unas matas, no se pierden de vista mucho. Pronto aparece con un palo en la boca. Manuela interrumpe la conversación para jugar un rato con ella. –

¿Crees que Kira perdió su identidad como Perro?

Si- su rotundidad no deja dudas- tanto como animal, como ser vivo. Creo que si se le hubiera dado una elección ella hubiera elegido no vivir.

-Sus ojos se empañan al recordar el pasado, y mi cabeza piensa si todos los PPP, tendrán el mismo sentimiento de abandono, de pérdida de identidad y de dejarse morir-

Ella está catalogada como PPP. ¿Qué otras siglas pondrías en ella?

Potencialmente inteligente, cariñosa y sensible.

En este instante se acercado Kira y pide su dosis de caricia a lo que gustosamente cede Manuela-

Ella ha sufrido un cambio a positivo. ¿Qué es lo que le ha producido ese cambio?

Pasó de estar meses encerrada en una jaula pasando desapercibida para todo el mundo. A recibir dosis de cariño y adiestramiento por parte de un entrenador, encargándose de reconducirse en su conducta. Joachim Sommer, fue el encargado de ayudarla y de darnos pautas a Angélica y a mi para poder sacarla y saber cómo actuar con ella. Recuerdo que muchas veces ella se quedaba sin poder salir a pasear, simplemente por se ppp. Y eso me llevó de armarme de valor y empezar a conocerla. Quitarme esos miedos y sobre todo los estereotipos de estos perros. Gracias a esto Kira salía a pasear tres o cuatro veces por semana. Y el estrés empezó a bajar considerablemente. Lo que le fallaba a ella, era interactuar con personas. Simplemente con esa decisión de entrar en la jaula. Su comportamiento fue cambiando paulatinamente. Lo que le pasó a ella, posiblemente les ocurra a los otros ppp que están entre rejas. La única diferencia es que Kira tuvo una oportunidad, puede que otros no lo tengan. Por miedo, por estereotipos, por falta de educación y sobre todo por la irresponsabilidad de la gente.

¿Por qué crees que Kira y otros como ella tienen esa tasa de abandonos tan alta?

Simplemente la gente no entiende que un animal necesita unas pautas, unas necesidades que hay que cubrir. No hay un perro peligroso, es como tu lo eduques. Cualquier perro puede ser peligroso un, chigua gua es pequeño, pero puede ser peligroso. Evidentemente no hará el mismo daño que uno más grande. El peligro viene del humano. Cuando se pone de moda una raza, ves por la calle a muchos. Sabes que pasado un tiempo casi el 90% terminará en perreras. La gente no es consciente de que son seres vivos, y que tendrás que darle una educación. Cuando esa pauta no es enseñada, el perro ya no carece de esa atención primaria. Y pasa a ser una molestia. Algo que desechar, bien en una perrera, carretera o simplemente le pegó un tiro.

Ella no ha conseguido un hogar. ¿Crees que la sociedad ha fracasado con ella por esto?

En absoluto. Partiendo de la base que ella no es un fracaso. Posiblemente hablemos de fracaso en su pasado, ahora ella esta con unas pautas, puede llegar a ser adoptada. Ha habido mucha gente implicada en su caso, ayudándola a difundir, conociendo su historia. Que creo que su historia es la misma de muchos de los que están entre rejas.

¿Cuál sería su adoptante perfecto?

Uno que tuviera paciencia y amor. Y sobre todo que conociera estas razas. Además, por su pasado, por su nivel de estrés llegó a atacar a otros animales. Y aunque puede que no se llegue a repetir, es mejor que esté ella sola. De hecho se ha probado y no ha pasado nada, pero no es lo mismo hacer esas pruebas con gente profesional y que sabe cómo actuar que uno mismo en su casa. Eso sí con gatos es imposible, no son sus amigos. En definitiva, una persona especial como lo es ella.

Cuéntame que sentiste la primera vez que ella mostró su cariño por ti.

Su cariño lo ha ido demostrando de forma paulatina. Con los paseos mismos, ella se separaba de mi y si yo me daba media vuelta o simplemente giraba en dirección contraria, ella corría hacia mí y se ponía a mi lado, mirándome. Ese vínculo, puedes llamarlo cariño se ha hecho poco a poco. Es cierto que una vez me impresionó para bien, ya que ella nunca ha dado un lametón a nadie. Y sin venir a cuento ella me dio un lametón en la mano. Ese día los sentimientos se desbordaron y llore por la emoción

-Ese vinculo que ella habla, lo puedo ver perfectamente, es como una sincronización de dos cuerpos, dos mentes en uno solo. Kira adora a su cuidadora, adora el tiempo que esta con ella. Jugando, enseñándole cosas nuevas o simplemente rascándole la barriga. Es cierto que no es un perro faldero, que te llena de lametazos al verte. Pero cada persona tiene su carácter y los animales también, puede que cuando el ser humano entienda ese pequeño punto, las perreras dejen de ser el desecho de los humanos para dejar sus mascotas. –

Kira y Manuela son importantes para ambas, puede que ellas no sepan o no se cuantifique lo importantes que son para ambas. Manuela a llorado por ella, a reído. Como muchos de los voluntarios que están luchando por sacar a estos perros fruto del abandono, en las perreras. Dedicando su tiempo a educarlos, a que vuelvan a confiar con los humanos. Ríen con ellos, se dan esperanzas cuando hay un progreso. Gritan de alegría cuando consiguen que alguien los adopte. Lloran cuando al final alguien los sentencia a muerte, solo por tener unas siglas. El caso de Kira, puedes ser un Kenai, Byron, Blanco, Akira… o simplemente un número de referencia, porque nadie les ha puesto nombre. Hay algunos que son tan invisibles que están en jaulas ocultas. Y nadie sabe de ellos. Nadie pregunta por ellos. Aunque los voluntarios puedan intentar entrar o conocer sus casos, depende del día en que se encuentre la persona responsable, te va a facilitar el que los conozcas o simplemente pase de ti.

Me voy con un sentimiento entre alegría y frustración. A Kira la conocen, ha tenido difusión y el tiempo para ella no corre en su contra. Algún día encontrara un hogar. Otros puede que no lo consigan.

Siempre que hago una pequeña entrevista, aunque conozca a esas personas mas o menos. Hay algo que descubro.

Descubrí en Manuela una mujer fuerte, pero con un cariño inmenso hacia Kira, un vinculo invisible pero fuerte como un roble. Viéndolas correr por el campo, oír sus risas mezcladas con el viento. Ver que Kira la persigue, se acerca a ella, se tumba en su regazo y su cuidadora se funde en un abrazo con ella. No hay miedo en sus miradas, ni en sus reacciones. Solo un inmenso amor que las cubre como los rayos del sol de esta mañana. Si, Kira es feliz. En ella no hay traumas del pasado. Ante ella tiene un futuro limpio, sin ataduras. Gracias a aquellos que le dieron una oportunidad.

Desde aquí quiero dar las gracias no solo a Manuela por los momentos que me ha dado, sino por todos aquellos que se dedican a luchar por los derechos de los animales, a voluntarios por no dejar que los animales sean invisibles a los ojos humanos, por las asociaciones que luchan contra reloj para darles un hogar a los animales, a los que difunden y nos hacen llegar los gritos de ayuda, y sobre todo a los que ADOPTAN.

CASAS DE ACOGIDA. CASAS LLENAS DE SENTIMIENTOS

Nombre: Rosa     Profesión: Contable   Aficiones:  Me encantan los animales, Pilates, los amigos y familia

Hace unos días le hice una entrevista a Rosa, una voluntaria y casa de acogida para que me contara un poco su experiencia en este ámbito. Para dar a conocer el papel que desempeñan estas personas a la hora de rescatar y ayudar a las asociaciones. Un papel que, gracias al empeño de muchas de ellas, las asociaciones pueden sacar a los animales de las perreras y darles una oportunidad.

¿Años en los que llevas siendo casa de acogida?

10 años aproximadamente

¿Cuántos animales has tenido a tu cargo?

Siempre he estado en contacto con animales. No tengo ningún recuerdo en el cual no esté presente un animal

Supongo que detrás de cada animal, hay una historia. Algunas las recordaras con una sonrisa, pero otras traumática. ¿Cuál de estas historias te ha impactado más?

Tengo dos que han marcado un antes y un después. Una de ellas es Olivia es una gata. Hace tres años hubo una llamada de socorro para tres hermanos lactantes. Tenían ataxia (secuelas en el cerebro). Me preste voluntaria sin pensárselo. Pues 1 año antes había tenido un caso parecido (Marc y Felipe). Y sabía cómo podía ayudar. –Rosa sigue su relato echando la vista atrás, con cada palabra va profundizando en los sentimientos de estos casos- Los tres hermanos llegaron en un estado lamentable, pero Olivia era la que peor se encontraba. Tenían apenas dos meses, como mucho. La pequeña ni comía ni bebía. Y muchos menos levantarse. Pedí vacaciones para estar con ellos, pero en especial para ayudar a Olivia. Para que te puedas hacer una idea, había que darle de comer en la boca con una jeringa, llevar al arenero y bañarla todos los días. Aquellos ojos me cautivaron desde el primer día, era como con su mirada me pidiera ayuda. Sus dos hermanos se trasladaron a otra casa de acogida, porque empezaron a mejorar. Olivia se decidió que se quedara conmigo. Ese simple gesto, fue el que separó la vida y la muerte de ella. Pues al estimularla empezó hacer sus primeros progresos, primero la comida y empezó a jugar ella sola. Hubo momentos en que se pensó en dormirla, porque su calidad de vida llegaría a ser dudosa. Se consultó con un Neurólogo, él nos dio una pequeña esperanza porque decía que aprendería a mantener el equilibrio. Así que cada día mañana y noche hacíamos rehabilitación para fortalecer patas y que su pequeño cerebro trabajara al máximo. – La voz de Rosa cambia a medida que avanza la entrevista, sus ojos se van empañando de lágrimas que ella no deja caer. Cuando va recordando, sus labios dibujan una leve sonrisa. – El día que consiguió dar sus primeros pasos, supe que tendría una vida plena, con sus limitaciones. Aunque se pueda pensar lo contrario, encontró un hogar con uno de sus hermanos en Suiza. Sigo teniendo contacto con su mami Vall Rami, y su vida ha mejorado mucho. Parte de mi corazón se fue con ella, pero al mismo tiempo feliz de haber ganado esa batalla.

La otra historia es de Nora, una perra sacada de Son reus, 22 de octubre hará un año que esta con nosotros. Su caso fue y sigue siendo complicado. Lleva arrastrando traumas por abandonos. Además de su bajo peso, ya que en la perrera había dejado de comer. Ha estado con medicación, pautas. Y por nuestra parte mucha dosis de paciencia y cariño. El primer día de estar con nosotros, me rompió las cortinas. Defeco por la casa. Ladraba continuamente. Hace apenas dos meses, me dio su primer beso. No te puedes imaginar lo que supuso para nosotros. Ahora puedo decir, que a empezado a ser feliz. Sabe que este es su hogar. Y que de aquí no se va a ir. Ya que es una acogida indefinida. -Veo como sus ojos van cambiando al hablar de Nora, se le llenan de esperanza y un amor, posiblemente ajeno a la cantidad que ellos sienten por Nora, pero que ella a su manera les da las gracias. Con sus primeros lametones, o sus ronquidos al anochecer-

¿Qué coste emocional supone para ti?

No hay vez que cuando los ves partir se lleven algo de mí. Satisfacción de haberlos salvado, pero tristeza a la vez porque se van. Son sentimientos enfrentados. ¿estarán bien? ¿serán buenas familias? Los dejamos partir para poder ayudar a otros, por desgracia no podemos quedarnos con todos.

“Que supone leer “España es uno de los países de Europa, que tiene la tasa más alta de abandono”.

Me avergüenza que España sea el país con tanta tasa de abandono.

¿Porque recomendarías ser casa acogida?

Hay que partir que ser casa de acogida es muy importante, sin estas pequeñas aportaciones que hacemos los voluntarios, muchos animales no se salvarían. Pero ojo no todo es de color de rosa. Son noches en vela, salidas a veterinario, cuidar sus heridas tanto físicas como psicológicas.

¿Se puede compaginar una acogida con tu vida personal?

Hay que hacer modificaciones, pero con el tiempo te acostumbras. Me he llegado a llevar aun cachorro en la mochila, a la hora del biberón, salir del restaurante y dárselo sin problemas. Preparar mi dormitorio por si algún cachorro lloraba y no lo oía. Dar biberones cada tres horas, para después ir a trabajar. Son cosas que haces siendo casa de acogida. Me siento feliz haciéndolo.

¿Crees que la figura como casa acogida, puede ser un factor a tener en cuenta por las administraciones públicas, para que las perreras municipales no estén tan saturadas?

Considero que tendrían que cambiar las leyes, hay algunos casos como cachorros, ancianos o enfermos que no deberían estar en perreras, más bien en estas casas. Para poder cuidarlos debidamente y tenerlos en observación

Sobre las adopciones y las devoluciones en pocas horas ¿qué crees que ocurre?

Cada caso es un mundo, pero me indigna. Hay que pensar que debe transcurrir unos días de adaptación, son seres vivos. Antes de tomar la decisión de adoptar, valorar realmente si estás preparado.

Terminada la entrevista con Rosa, me voy con un sentimiento de nostalgia y de sabiduría de la mano de ella. Me ha enseñado una tenacidad que no creía que en las personas hubiera esa posibilidad y sobre todo en dar algo de comprensión, cariño en un ser vivo, en este caso un animal

En Rosa, he descubierto una mujer que además de tener su vida familiar, sus aficiones, sus amigos… Tiene un lugar, muy presente para los animales. Muchos de ellos que nadie quiso, pero que con su tenacidad pudo conseguir ganar batallas. Hacer progresos, a pesar de noches sin dormir, cortinas rotas. Adecuando su vida a lo que ellos necesitan en su momento. Que a pesar de que, con cada uno de ellos, se va un poco de ella. Aún le queda mucho amor por dar. De momento con Nora, pero mirando al futuro incierto. Esperando que las administraciones cambien algunas posturas y que la gente sea más consciente a la hora de adoptar.

ADOPTAR UNA MASCOTA

Si has barajado la idea de integrar a tu familia una mascota. Puede que te interese lo siguiente:

En España, se suelen abandonar al año 138000 animales, entre perros y gatos. Es una cifra bastante llamativa. ¿no te parece? Por eso recomendamos que la adopción sea la mejor alternativa a la compra. Además de darle una oportunidad a uno de estos sin hogar, ayudas a descongestionar la perrera o refugio de animales.

¿Qué diferencia hay entre Refugio o Perrera?

En ambos casos es un almacenamiento de animales. Mientras en los refugios, se encargan de buscarles hogar, dependiendo de las características de los mismo, sin límite de tiempo. En cambio, en una perrera, a medida que se van llenando las jaulas el tiempo corre en su contra. Hay muchos municipios en los cuales, el sacrificio en animales sanos a disminuido, pero en otras esta a la orden del día. Y cuando pasa el tiempo establecido que no suele pasar de 15 días, el animal corre riesgo de sacrificio.

Es muy importante saber que, en ambos casos, si adoptas vas a salvar un animal. Pero hay que ser consecuente con ello. Pensar que se trata de un ser vivo, con sus necesidades. No podemos dejar llevarnos por su triste historia, por sus fotos…. Hay muchas personas que se dejan llevar por el primer impulso, y se llevan al animal a su casa. Sin saber las consecuencias de ello. Sin hacer balance de que el animal, necesitara unos cuidados que tendremos que darle. Y no valdrá la frase “Ya veremos cómo salgo”. Estas decisiones mal administradas son las que llevan de nuevo al abandono del animal. Y hacen que el sufrimiento, traumas, estrés, malos hábitos del animal crezcan.

Si estas decidido a adoptar

¿Has hecho balance? Perfecto. Puedes empezar poniéndote en contacto con las perreras, en ellas hay muchos voluntarios que dedican sus horas libres, para pasear a los perros, conocer sus caracteres. Ellos conocen a la perfección la mayoría de los casos, y pueden encauzar los pasos a que la adopción sea la mejor posible. Debes tener en cuenta el espacio del que dispones, no es el mismo espacio para un perro grande que para uno pequeño. La edad del animal es un factor para tener en cuenta. Pues un cachorro, aunque sea como una bolita de lana, no está enseñado y deberás tener tiempo para dedicarse a él. Tendrás que enseñar a pasear, hacer sus necesidades fuera del hogar. Seguramente encontrara encantador algún objeto tuyo, al que tu tengas cariño e intentara comérselo o romperlo. Pero no todo es malo, ya que a medida que crezca podrás educarlo a tu rutina. Y habituarlo a tu familia, amigos etc…

Si es un animal algo de más edad, también tendrá sus ventajas y desventajas. Un animal con unos años normalmente ya sabe pasear con correa, a los pocos días sabe donde hacer sus necesidades, ya está definido su carácter. Se sabe si es apto para estar con mas animales o por el contrario es mejor que este sin ese contacto permanente. Incluso si es permisivo con los niños. Las desventajas, serian los malos hábitos o traumas que han adquirido. Nada de esto es un impedimento para adoptar. Pues con unas buenas pautas y paciencia se puede modificar estos pequeños escollos en su conducta. Es conveniente que una vez estemos ante el que va a ser nuestras mascotas, intentemos conocerlo, pasear con él, que reconozca nuestra voz, nuestro olor. Y si es posible, y tenemos mas mascotas. Hacer una buena presentación. Dejar que los animales se conozcan hace que podamos tener una breve idea de como se van a llevar en el futuro. No debemos tener prisa en que ellos se presenten, se conozcan e incluso jueguen. Si la presentación a sido positiva, podemos plantearnos el adoptar un animal. Acondicionando el nuevo hogar para la llegada del nuevo miembro.

Si por el contrario prefieres adoptar a través de un refugio, déjate guiar por sus miembros. Ellos conocen al dedillo, las cualidades de sus animales. Muchos de ellos están en casas de acogida, y el trabajo de saber si son aptos para estar con más gente está hecho. Suelen hacer cuestionarios para saber las características de los adoptantes y las mejores cualidades de los animales que tienen y puedan encajar con la familia. No se deben tomar a mal las preguntas que se puedan llegar hacer. Pues va encaminado a que la adopción sea un éxito por ambas partes. Si es tu caso, el tener más mascotas la presentación con la nueva incorporación es la misma. Incluso muchas de estas asociaciones tienen educadores que pueden guiarte a la introducción del nuevo miembro.

¿Qué cuesta adoptar?

Hay gente que no quiere pagar por adoptar un animal. Pero realmente no se paga por él. Mas bien se paga por lo que anteriormente se ha hecho. Que son las vacunas, chip, pasaporte en caso de una perrera. En un refugio además de lo anterior mencionado hay que sumar desparasitación interna y externa, la castración. Nunca el adoptante paga la comida, las visitas extraordinarias al veterinario, ni medicamentos, ni los desplazamientos que se tengan que hacer. Hay algunos que por sus enfermedades o por accidentes tienen que pasar por quirófano, y esas cantidades SIEMPRE la asume la asociación. Además, hay que tener en cuenta que al tener sus propios veterinarios el coste de todo es algo mas bajo, que si fuera por un particular. Siempre recomiendo que pidan a cualquier veterinario, el coste total si ellos fueran a llevar a un animal a su consulta. Muchos quedan espantados por el alto coste. Hay que pensar que la futura mascota es necesario, que tenga las vacunas al día para evitar sustos, de igual manera que el chip. Ya que, aunque eso no nos garantice al 100% de que un animal cuando se pierde se encuentra. Si que se hay una probabilidad muy alta para encontrarlo y que este vuelva a su hogar.

El nuevo integrante está en el hogar

Además de acondicionar su espacio, hay que pensar que los primeros días serán una experiencia nueva para ambas partes. Todo es nuevo para nuestra mascota. Desde sonidos, olores, espacio, mobiliario. Dejar que el explore por su cuenta el que va a ser su nuevo hogar es muy positivo. Enseñarle donde va a estar su comida y su agua, de igual manera su espacio para poder dormir. Es importante no cambiar de ubicación tanto la comida como su cama. La rutina para nuestro nuevo compañero es lo mejor para él.

A partir de ahora una rutina que contemple los paseos diarios, la comida a la misma hora y siempre después del ejercicio. Son los primeros pasos para que la relación entre ambas partes sea muy positiva.

En posteriores entradas iremos introduciendo estrategias a seguir con los nuevos integrantes, juegos, y experiencias.