JUNTO A MI HUMANO caminando los dos, aprendí lo que es amor humano

Cuando ya no esté, mis recuerdos quedarán. Mis huellas en el mundo me sobrevivirán como los paseos por el bosque en otoño con la caída de las hojas crujiendo bajo mis pies. Los colores ocres dibujando el pasado, el olor a tierra mojada en el aire, los árboles desnudos dibujando siluetas en el horizonte siempre perdurarán entre tú y yo.

Nuestro vínculo el tiempo no podrá borrarlo. No así las huellas del invierno sobre el manto blanco, tan puro, pero tan helado…

Los años van pasando y los recuerdos se van amontonando como los libros leídos de toda una vida….se van quedando en las estanterías, recuerdas algunas citas, pero sin el texto exacto. Eso son los recuerdos de una vida que con los años vas dejando y solo consigues recordar lo que te hace viajar a un lugar donde las sonrisas dejan huellas y las lágrimas se evaporan. Las puertas se cierran, pero quedan intactos los sentimientos hacía ti, mi fiel y querido humano, dejando atrás los malos momentos, dejando atrás aquellos días tristeza y soledad.

No pienses nunca que te dejé. Aunque yo me marché mi último aliento y mi último pensamiento fueron para nosotros dos. Debía marcharme para poder hacer el camino que tú me enseñaste, comprender que este mundo es muy grande y que cada compañero de viaje es solo para ese instante. Donde aprendemos y enseñamos lo que nadie más puede aportarnos.

Junto a mi humano, camino muy largo

Por muy amargo que sea nuestro destino siempre es mejor compartir el sufrimiento, las carreras, los paseos… siempre es mejor irse sentido amado que nunca haber querido.

Muchos otros vendrán, aunque ahora tú no lo sepas. Sé que necesitas tu tiempo para darme un adiós o un hasta pronto. Debes pasar tu duelo y cuando lo hayas asimilado y estés preparado será el momento de salvar a otro compañero, será el momento de volver a amar, volver a las enseñanzas, a correr una vez más por los bosques en otoño, como solíamos hacerlo tú y yo……las hojas volverán a caer un año más.

Aunque pienses que no estás preparado para abrir tu hogar a un abandonado, lo harás… porque al igual que yo un día te necesité, siempre habrá otros que también te necesitará., Tendrás que enseñarles que el olvido nunca se queda, pero sí que el amor se siembra, que la confianza y el respeto se gana, que el abandono se quema y la compañía germina.

Cada vez que finalice una etapa con los siguientes adoptados deberás empezar con las lecciones que nunca serán las mismas. Siempre habrá ese toque especial para ese compañero singular. Cada uno de nosotros somos diferentes, por tal motivo tu recuerdo de nosotros será individual. Cada uno de nosotros dejaremos huella en tu vida, en tu corazón. Lo que sí te garantizo es que cada uno de nosotros nos iremos de esta vida queriéndote hasta el último aliento, hasta el último latido de nuestro corazón.

El amor de un pero hacia el dueño es eterno

Me voy feliz sabiendo que la lección más importante te la di “Sin mirar atrás en el camino ladrando y caminando junto a mi humano

Tu opinión es importante para seguir avanzando