LOS ZOOLÓGICOS Objetivos nobles o maltrato animal

En los  zoológicos los animales sufren, están fuera de su hábitat natural
En zoológico de Cuba se captó esta imagen. Los animales no tenían agua y eran los visitantes que de sus propias botellas, les acercaban para que pudieran calmar su sed

La discusión sobre si deberían o no prohibirse los zoológicos, es un debate que se mantiene abierto en gran parte de los países del mundo. Mientras algunos acusan a estos recintos de ser lugares donde se maltratan a los animales, otros los defienden resaltando su función como centros de rescate.

Los zoológicos son más bien una “compilación” de animales interesantes, no son refugios ni hogares para los animales

Millones de personas visitan anualmente los parques zoológicos, pero la mayoría de éstos sufren pérdidas económicas y deben encontrar maneras de reducir los costos para atraer a los visitantes. Los fondos que son destinados a proporcionar mejores condiciones para los animales, son a menudo usados en mejoras estéticas, como jardinería, y tiendas de regalos a fin de atraer a los visitantes.

Los zoológicos y la supuesta educación

Los zoológicos dicen brindar oportunidades de educación, pero la mayoría de los visitantes pasan por las zonas de los animales más con la intención de hacerse un selfi o una foto, que la de querer aprender o escuchar como es el hábitat natural del animal en cuestión.

 Y en lugar de promover la comprensión o el respeto por los animales, ofrecen sólo un poco de información sobre su alimentación, las distintas especies existentes y su entorno natural. Temas como el comportamiento es analizado muy de pasada y casi de puntillas. Ya que las necesidades naturales que posee cada especie raramente se cumplen en los zoológicos. Algunos ejemplos: Animales que viven naturalmente en grandes manadas o grupos familiares están solos, o como máximo, de dos en dos. La caza natural y los rituales de apareamiento son prácticamente eliminados, por su alimentación y las técnicas con que regulan la reproducción natural. Los animales tienen pocas oportunidades de ejercicio físico.

  Los programas de cría. Noble objetivo o marketing

. Las instalaciones de conservación y los programas de cría son una forma de salvar a los animales en peligro de extinción. Aunque suene un noble objetivo, por lo general solo favorecen a los animales más famosos y populares de estos. Así pasa de ser de noble objetivo, a truco de marketing.

Un ejemplo lo tenemos en el Gobierno Chino “alquila” pandas a zoológicos del mundo, por valor de mas 1 millón de € al año. El panda gigante se utiliza a menudo como herramienta diplomática. A veces, incluso se utilizan como recompensa al intentar negociar un acuerdo comercial. Si un panda gigante da a luz a un cachorro después de 12 meses. Incluso si nacen fuera de China, los cachorros de panda siguen siendo propiedad de China y deben ser transferidos lejos de su familia en su segundo cumpleaños.

Los zoológicos prefieren promover la exhibición de los animales y no cumplir funciones didácticas ni de conservación. La gran mayoría de los programas de cría en cautividad no liberan a los animales de “vuelta a la naturaleza”, los descendientes son siempre parte de la cadena de zoológicos, circos, comercio de mascotas exóticas que alquilan, venden e intercambian animales entre ellos y explotan a los animales. Sacrificando a los excedentes.

 Entorno Natural

Aunque los animales heridos pueden rehabilitarse con éxito en muchas situaciones con la ayuda de un zoológico, mantener a un animal encerrado por el resto de su vida es una pregunta ética desafiante que todos debemos responder.

El entorno natural es más que unos pocos árboles, una gran roca y una piscina para usar . El clima también es parte de su hábitat natural. Un hábitat naturalizado puede parecer estéticamente agradable, pero en realidad no cambia la dinámica de la vida animal. Un elefante puede caminar más de 30 millas durante el día con su manada. Caminar en círculo varias veces no proporciona la misma experiencia. Los hábitats naturales pueden ayudar a las personas a sentirse mejor, pero aun así actúa como una bonita cárcel para el animal involucrado.

Si los zoológicos les están enseñando algo a los niños, es que encarcelar animales para nuestro propio entretenimiento es aceptable. No debemos querer salvar nuestras almas pensando que, si algunos animales no se ven en zoológicos en directo, nunca se tendría la oportunidad de verlo de cerca.

 Ninguno de los niños de hoy ha visto un dinosaurio, pero los niños están locos por ellos.

Tu opinión es importante para seguir avanzando