VALOR

Nosotros también fuimos cachorros, tuvimos ansias de conocer mundo, descubrir nuevos lugares y ser parte de las personas que estuvieron en nuestras vidas, queríamos construir recuerdos con los que poder envejecer, sin embargo nos vimos abandonados, maltratados y olvidados.

Cada uno de nosotros lleva cadenas en nuestros cuerpos, miedos que se han apoderado de nuestras mentes y cuerpos como si fueran nuestra segunda piel, dejarlos atrás es complicado, algunas veces se consigue y otras forman parte de nosotros.

Nosotros no decidimos esta vida, si hemos llegado a esto es porque gente irresponsable ha decidido por nosotros, haciendo creer que ellos son los jueces de las vidas que caen en sus manos, juguetes rotos que pasan a ser abandonados a su suerte sin importar el resultado.

Pasamos de ser los mimados, a ser inexistentes por aquellos que nos compraron, nos recogieron o adoptaron.

Es muy duro comprender que tenemos que luchar para conseguir algo que llevarnos a la boca, recorrer kilómetros para encontrar un lugar donde pasar la noche sin que por ello nos persigan o nos tiren piedras para alejarnos.

Muchos nos dejamos llevar por la agonía del dolor que nos inunda el cuerpo, ya que muchos tenemos enfermedades, pero las peores son las del alma. Para esas no hay tratamiento posible, ver cómo te llevan en un coche pensando que has recuperado tu lugar y vas hacer una excursión, pero la triste realidad es que te dejan tirado en un lugar alejado, sin comida, sin agua y sin poder regresar, allí el alma y el corazón se quiebran y te rompes en mil pedazos.

Llegado a esto puedes pensar que el ser humano no tiene corazón, pero hay otros seres que siendo de la misma especie no son así, puede que estos estén vacunados contra ese egoísmo, intolerancia e hipocresía que tienen los que te abandonan.

Estas personas se paran en medio de la carretera, autopista incluso poniendo muchas veces su vida en peligro solo para rescatarnos, otras se pasan horas en un rincón para que podamos confiar en ellos, otros luchan con sus voces para que tengamos un lugar, y otros sencillamente nos ven, dejamos de ser invisibles y luchan con todos los medios para rescatarnos, para quitarnos esa segunda piel que se nos ha adherido encima.

VALOR DE SEGUIR LUCHANDO POR MI

Muchas de estas personas no tienen recursos económicos, ni espacio, pero tienen VALOR.

· Valor de seguir luchando y rescatando.

· Valor para enfrentarse a otras gentes que no comprenden su acción.

· Valor de saber hasta cuándo decir adiós.

· Valor de ver que nos marchamos con una familia.

· Valor por ir de un lado a otro haga frío, calor, llueva o nieve.

· Valor de recorrer kilómetros para encontrarnos.

· Valor de quitarse horas de sueño por nosotros.

· Valor de buscar lo mejor de nosotros dependiendo nuestro caso.

· Valor de buscar los mejores tratamientos y un largo etc.

Solo por ello, los que dependemos de estas personas, damos una segunda oportunidad a los seres humanos.

La próxima vez que te cruces con alguna de ellas, sea dando de comer a gatos abandonados, de colonias, parada en la calle o incluso en una carretera esperando el momento para rescatarnos, incluso sentada a nuestro lado porque no podemos andar y está esperando ayuda, NO te rías de su actitud, aunque TÚ no la comprendas, ellas tienen un VALOR que jamás tendrás TÚ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s