ANGELES SIN ALAS SOBREVOLANDO LAS PERRERAS DE MALLORCA

Ángeles sin alas llevando en sus manos momentos de calma y en sus mochilas sobre las espaldas, oculta de cualquier mirada, la tristeza que les embarga.

Ángeles sin alas dando amor a quien ladra, a quien maúlla, a quien gime y a quien llora entre barrotes oxidados.

Angeles sin alas con nombre y sin nombre que rescatan, cobijan y aman.

Ángeles sin alas que brindan por unas horas la compañía necesaria en esas frías jaulas haciendo que su estancia sea algo más llevadera y con algo de esperanza.

Ángeles sin alas que dan calor a esas almas, poniendo nombre y cara, dándoles una vida digna y quitándoles los eslabones de esa cadena larga que pesa sobre sus espaldas.

Ángeles sin alas que luchan día a día para encontrar una casa, su casa, su familia y hacer que esos animales tengan una nueva vida llena de amor y lejos del abandono, que conozcan el amor de ser parte de esa familia.

Las perreras en estos días están llenas de Patricias, Olgas, Carinas, Ana Marías, Loretas, Antonios… Ellos son los ángeles sin alas que silenciosos caminan, arropan y apoyan a los que la gente abandona como si fueran algo sin sentimientos, algo frío como un piedra y son seres vivos que sienten en sus propios huesos lo que es el abandono, sienten cómo les han arrebatado la vida, la familia y la esperanza, para pasar a ser un número sin más.

Recogen los pedazos e intentan recomponer toda esa tristeza, intentan que esos ojos apagados vuelvan a brillar, ese cuerpo tirado en el suelo sin ánimos ni para levantarse vuelva a levantarse, intentan dar un nuevo comienzo para cada uno de ellos, quizás paseando, quizás difundiendo, quizás buscando, quizás recogiendo… llevando como estandarte No me abandones.

Las puertas de la perrera se cierran, llega la soledad, el frío, el miedo, los aullidos de algunos, el llanto de otros y el silencio de los que ya no quieren vivir más.

Los Ángeles sin alas se han ido hasta el próximo amanecer, sus habitantes esperan que a la salida del sol esos ángeles vuelvan de nuevo con ellos, que les toque al día siguiente esa caricia, ese paseo, esa mirada diciendo que todo va a salir bien, que lucharán por cada uno de ellos y que no se preocupen, pronto estarán con una familia que los quiera de verdad, que tendrán su propia camita y con un poco de suerte un trozo de sofá junto a la persona que será su nueva familia.

Un comentario sobre “ANGELES SIN ALAS SOBREVOLANDO LAS PERRERAS DE MALLORCA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s